es un cirujano que tiene las manos de oro, así le llamo yo a su gran profesionalidad y certero diagnóstico, une una delicada cordialidad en el trato. Tan sincero tan entusiasta, todo un humanista, manos de oro y corazón de oro, los resultados en mí han sido francamente insuperables habiendo tenido con otros malas experiencias y el ha podido arreglarlas, repito estoy más que contenta y seguiré con el para mi el mejor