Toxina botulínica en Barcelona by Instituto de cirugía plástica Dr. Fabrizio Moscatiello
Siéntete mejor, Tú primera consulta es gratuita
[/fusion_text]

    Dinos tu nombre... (obligatorio)
    Dinos tu apellido... (obligatorio)
    Déjanos tu teléfono... (obligatorio)
    Déjanos tu email... (obligatorio)
    Dinos en que estás interesad@ (ciudad, cirugia,,,,)

    Contenido
    [/fusion_text]
    Cirugía estética Fabrizio Moscatiello

    Es totalmente natural que con el paso del tiempo determinadas zonas de nuestro rostro se alteren, haciendo que si se marquen más de la cuenta líneas de expresión y arrugas que en la mayoría de los casos son fruto del paso del tiempo. Por fortuna para todos estos casos, el botox lleva muchos años siendo una de las soluciones más efectivas para tratar estos tipos de situaciones.

    El tratamiento con la toxina botulinica consiste en la infiltración en diversos puntos de la cara para relajar la músculatura de expresión, poner freno a las arrugas y conseguir un resultado más natural y relajado de la cara, sin cirugía. Es recomendable para zonas localizadas como la frente, el entrecejo, las patas de gallo, la comisura de la boca y las bandas centrales del cuello. No deja cicatrices ni produce inflamación alguna. El dolor es mínimo y no se requiere anestesia. Los efectos se notan a los pocos días y duran entre tres y seis meses. También es muy eficaz en casos de hiperhidrosis (sudoración excesiva) tanto axilar como palmar.

    ¿Qué es el tratamiento de Botox en Barcelona?
    [/fusion_text]

    Aunque a priori pueda parecer sorprendente, son muchas las personas que desconocen el hecho de que la toxina botulínica es un veneno que produce una bacteria denominada Clostridium Botulinum. Pero que no cunda el pánico, ya que este veneno sólo puede llegar a ser peligroso en el caso de que se administren cantidades del mismo muy elevadas.

    Siempre que estas sustancias se administrada y dosificada en cantidades muy pequeñas podremos aprovecharla para cumplir con nuestro objetivo.

    Administrado en pequeñas dosis, el botox provoca pequeñas parálisis musculares que son las principales culpables de que en nuestro rostro puedan aparecer arrugas y marcas de expresión. De esta manera, al paralizar dichos músculos también estamos deteniendo la acción que estos hacen sobre nuestra piel.

    ¿Quién puede someterse a este tratamiento?
    [/fusion_text]

    Cualquier persona sana podría someterse a un tratamiento con toxina botulínica, el único requisito indispensable a tener en cuenta es que las arrugas que se quieran hacer desaparecer sean fruto de marcas de expresión y no del paso del tiempo. Esto es porque el botox es una sustancia que provoca una diminuta parálisis en aquellos lugares en los que se aplica, por lo que es de vital importancia que se administre en lugares en los que se han formado arrugas debido a la las líneas de expresión naturales de cada persona.

    Para hacer desaparecer las arrugas que han aparecido debido al paso del tiempo existen otros tipos de tratamientos mucho más efectivos y seguros.

    Este tratamiento también estaría indicado para aquellas personas que sufren exceso de sudoración en determinadas partes de su cuerpo: palmas de la mano, axilas… En este caso, la toxina botulínica bloquea por completo las terminaciones nerviosas de estas zonas corrigiendo de esta manera ese exceso de sudoración tan incómodo.

    La mejor manera de que usted sepa si puede someterse a este tipo de tratamiento es poniéndose en contacto con nosotros para que uno de nuestros médicos especialistas evalúe su caso en concreto.

    Si resides en Barcelona y Sabadell, o estás en disposición de desplazarte y no estás satisfecha con el aspecto de tu piel, puedes ser una buena candidata para un tratamiento de Botox.

    Preoperatorio del tratamiento de Botox en Barcelona
    [/fusion_text]

    Antes de realizar el tratamiento de Botox se realiza una limpieza de la zona. Es recomendable acudir a la cita sin maquillaje.

    Procedimiento del tratamiento de Botox en Barcelona
    [/fusion_text]

    Uno de los principales beneficios de este tratamiento es que no requiere anestesia de ningún tipo. La administración de la dosis correcta de botox se lleva a cabo mediante una aguja de diminutas dimensiones en aquellas zonas del rostro en las que queramos que desaparezcan las marcas de expresión.

    Tras someterse a este tratamiento, no se podrán observar los resultados de manera inmediata, ya que estamos ante una sustancia cuyo efecto no es instantáneo. Es a partir del tercero cuarto día cuando se pueden comenzar a apreciar los primeros cambios, aunque hasta una semana después no se verá el resultado definitivo.