Aceite de ricino para las arrugas
Siéntete mejor, Tú primera consulta es gratuita
[/fusion_text]

    Dinos tu nombre... (obligatorio)
    Dinos tu apellido... (obligatorio)
    Déjanos tu teléfono... (obligatorio)
    Déjanos tu email... (obligatorio)
    Dinos en que estás interesad@ (ciudad, cirugia,,,,)

    Contenido
    [/fusion_text]
    Cirugía estética Fabrizio Moscatiello

    Entre los tratamientos naturales de mayor efectividad para el rostro se encuentra el aceite de ricino. Contiene vitamina E, ácidos grasos, minerales y proteínas indispensables para la salud de nuestro cutis.

    Se extrae de la planta Ricinus communis, específicamente de sus semillas. Es ideal como hidratante y antioxidante, ayuda a reparar los tejidos y fortalecerlos para mejorar la piel en todos sus niveles y suavizar las arrugas.

    Tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas por lo que es muy indicado para prevenir el envejecimiento celular.

    Usos del aceite de ricino para la piel
    [/fusion_text]

    Lograr un cutis más hidratado y saludable es uno de los principales beneficios que tiene su uso. Es un producto perfecto para rejuvenecer el rostro y generar un efecto antiedad de la forma más natural posible.

    Su uso continuo para fines estéticos produce notables resultados desde los primeros días, que satisfacen todo tipo de pieles y logra una mejor apariencia.

    Es rico en ácido ricinoleico, que aporta omega 9 y gran cantidad de nutrientes, lo que ayuda a combatir muchos de los problemas estéticos que afectan a la belleza de nuestra piel.

    Previene la deshidratación, la formación de ojeras, un temprano envejecimiento, la aparición de arrugas y hasta el acné.

    A continuación te explicamos dónde y cómo aplicarlo de una manera sencilla, para aprovechar todos sus beneficios y lucir mucho más joven y fresca.

    Combate las arrugas y es un hidratante natural
    [/fusion_text]

    El aceite de ricino está enriquecido con ácidos grasos y vitamina E que ayudan a la producción de elastina y colágeno, por lo que suavizan e hidratan el rostro, ya que penetran en él y evitan la aparición de arrugas.

    Actúa como un potente rejuvenecedor, tonifica y ayuda a reafirmar la piel, reduce las líneas de expresión, por lo que se obtiene como resultado un cutis más flexible, suave y fresco.

    Para aplicarlo sólo debemos colocarnos unas gotas en el rostro y en el escote con pequeños masajes antes de ir a dormir, o dejar unos minutos y luego retirarlo con un paño húmedo.

    También añadir unas gotas a la crema de uso diario para un mayor efecto o mezclarlo en igual proporción con otros aceites como el de jojoba o de oliva y aplicar con la yema de los dedos.

    Beneficio aceite de ricino

    Atenúa las manchas oscuras y reduce las ojeras
    [/fusion_text]

    La gran cantidad de ácidos grasos que tiene este aceite penetran en la epidermis y provocan el crecimiento de nuevas células que atenúan la coloración de la piel, y reducen las manchas que aparecen como consecuencia de la exposición al sol o de la edad. También hasta aquellas que se forman en el área de las axilas con el uso de desodorantes.

    Con su continuo uso, es posible aclarar el tono de la piel, reducir las ojeras y, con el tiempo, eliminar cicatrices.

    Debemos aplicarlo por la mañana y por la noche directamente sobre cada zona y dejar que se absorba por completo. Otra opción es mezclar unas gotas con bicarbonato de sodio y formar una pasta para colocar en la zona y dejar actuar entre 15 a 20 minutos.

    Es un potente antioxidante y antiacné
    [/fusion_text]

    Esenciales para evitar el deterioro de la piel, los antioxidantes ayudan a resistir los efectos del oxígeno sobre el cutis. De esta manera se mejora su aspecto y se evita el envejecimiento celular.

    El ácido ricinoleico que contiene, disminuye la inflamación y logra eliminar la proliferación de bacterias que producen el acné. También es muy efectivo para limpiar los poros ya que disuelve los restos de grasa y nutre cada zona afectada.

    Para conseguir mejores resultados se mezcla el aceite de ricino con otro más ligero como el de albaricoque o jojoba, se aplican sobre la piel unas gotas con suaves masajes y se deja actuar unos minutos. Luego se retira con un paño tibio húmedo.