Cada vez son más las mujeres que deciden someterse a una intervención de aumento de senos. Evidentemente, este tipo de intervenciones tienen el objetivo de que el impacto en el cuerpo de la mujer sea estético, pero no sólo lo es de esta manera. Existen muchas mujeres que se someten a este tipo de intervenciones con el objetivo de sentirse mejor consigo mismas, ya que para ellas el hecho de tener un pecho pequeño o que éste no tenga la forma ideal supone un verdadero problema emocional que puede mermar muchas de las actividades que realizan en su día a día.

Actualmente son muchas las técnicas que existen para llevar a cabo un aumento de senos, aunque la más utilizada a lo largo de los últimos años ha sido la mamoplastia mediante implantes mamarios.

¿En qué consiste el aumento de senos mediante implantes mamarios?

Esta técnica de aumento de pecho consiste en la implantación de una prótesis mamaria que en la mayoría de los casos se sitúa por debajo de la glándula mamaria o de la fascia del músculo de los pectorales. En función del caso particular de cada mujer el lugar en el que se coloque la prótesis puede ser totalmente diferente, y será el cirujano encargado de la operación el que decida cuál es el lugar adecuado en función de las características de la paciente.

Por otro lado, también es de vital importancia que mencionemos el hecho de que no en todos los casos se realiza la incisión en el mismo lugar. En algunas ocasiones se realiza en la propia areola, mientras que en otros se hace en el pliegue que existe debajo del pecho o haciendo una pequeña incisión en la axila. En la mayoría de los casos se suele recurrir a la primera opción, ya que la incisión no es muy grande y la cicatriz se disimula a la perfección debido al propio tono oscurecido que tiene la areola.

Tras la intervención quirúrgica, se cierra la incisión y se colocan una serie de drenajes que no serán retirados hasta 24 horas después que la operación, momento en el que la mayoría de los pacientes obtienen el alta en la clínica.

La operación de aumento de senos implica que durante los primeros días es totalmente normal tener una leve pérdida de sensibilidad en la zona de los pechos, aunque esto es algo que se irá recuperando conforme pasen los días de manera progresiva.

¿Cuándo cambiar las prótesis mamarias?

La periodicidad con la que deberemos cambiar las prótesis mamarias dependerá en gran medida del tipo de intervención y del tipo y de la calidad de las prótesis mamarias utilizadas. La mayoría de las prótesis que se utilizan en la actualidad tienen una durabilidad que puede llegar a ser hasta de 20 años.

No existe un período de tiempo exacto en el que debamos plantearnos realmente la posibilidad de cambiar las prótesis tras una mamoplastia, pero sí que es recomendable que aquellas mujeres que tengan implantes mamarios visiten a su cirujano con cierta asiduidad para que verifique que todo está en perfectas condiciones. Al fin y al cabo será él el que decida si es oportuno sustituir las prótesis y cuando es el mejor momento.

Debes tener en cuenta que las prótesis mamarias envejecen como lo puedo hacer cualquier otro material, aunque mientras no haya ningún tipo de fuga de gel no debería haber ningún tipo de problema. Ante cualquier tipo de molestia o sensación a la que no estés acostumbrada visita de inmediato a tu cirujano para que pueda evaluar la situación y decidir qué es lo más oportuno tras tu intervención de aumento de senos.