Año tras año cada vez son más los hombres que se preocupan por su propia estética. Tal es así, que la cirugía íntima masculina cada vez está ganándose más adeptos. En un mundo en el que socialmente cada vez estamos más acostumbrados a que se nos juzgue más por nuestro aspecto físico que por otro tipo de cualidades no menos importantes, era de esperar que la cantidad de hombres interesados en este tipo de tratamientos aumentaran de una forma tan significativa.

También existen otros casos en los que los motivos por los que las personas se someten a esta intervención no tienen nada que ver con el aspecto físico, sino que es algún tipo de disfunción o problema el que nos obliga a pasar por el quirófano.

El objetivo principal de esta cirugía es alcanzar la proporción entre las distintas partes de nuestro cuerpo, en las que también participan los órganos genitales masculinos. Los hombres que se someten este tipo de intervenciones no sólo se verán beneficiados en el aspecto físico, sino que en la mayoría de los casos será el autoestima uno de los grandes beneficiados de pasar por el quirófano.

La cirugía íntima cada vez está ganando más adeptos entre los hombres, y es precisamente por este motivo por el que a continuación vamos a ver los tipos de cirugía íntima masculina a los que nos podemos someter en la mayoría de clínicas de estética.

Cirugía genital íntima masculina faloplastia

Tipos de cirugía genital íntima masculina

Falopastia o cirugía genital de elongación

La faloplastia de elongación es un tratamiento quirúrgico mediante el que se tiene el objetivo de alargar el tamaño del pene del paciente, que por diferentes razones necesita mejorar sus atributos.

Este tratamiento no sólo se lleva a cabo para aquellas personas que deseen hacerlo por motivos personales, sino que también se lleva a cabo para realizar reconstrucciones tras sufrir accidentes que hayan podido afectar de una u otra manera a la zona genital.

La manera más común mediante la que se suele conseguir el alargamiento de pene es seccionando dos de los ligamentos del miembro genital masculino. Lo que se consigue mediante este seccionamiento es que la parte del pene que se encuentra oculta en el interior del pubis salga hacia afuera.

Tras la intervención de cirugía íntima masculina, se precisa de un periodo de recuperación que puede ser variable entre los tres y los cuatro meses. En dicho periodo debe colocarse un aparato de tracción para que el proceso de cicatrización tras la intervención no devuelva dichos ligamentos a su estado original. Esta intervención puede aumentar el tamaño del miembro genital masculino hasta los 3 centímetros, aunque el resultado es variable en función de las características de cada paciente.

Falopastia o cirugía genital de engrosamiento

Tal y como dice su nombre, este tipo de cirugía íntima para hombres tienen el objetivo de aumentar el grosor del pene. Este aumento se logra gracias a pequeñas infiltraciones de tejidos del propio paciente. Estos tejidos grasos pueden obtenerse de partes muy diferentes de nuestro cuerpo, aunque será el médico especialista el que determine cuál es el lugar adecuado teniendo en cuenta todas y cada una de las características de nuestro caso particular.

Es de vital importancia tener en cuenta que los dos tipos de intervenciones de los que hemos hablado anteriormente pueden ser realizados en el mismo paciente, pero en ningún caso podrán ser llevados a cabo en la misma intervención quirúrgica de cirugía íntima masculina, ya que cada uno de los tipos requiere de unos plazos de recuperación y de unos tratamientos postoperatorios que pueden no ser compatibles entre ellos.

El Dr. Fabrizio Moscatiello te ayuda a resolver las dudas que tengas en la primera visita. Una vez decidida la operación, tendrá una entrevista personal con usted para terminar de aclarar las preguntas que hayan ido surgiendo. Solicite su primera consulta gratuita. Confía en nosotros, confía en el Dr. Moscatiello.