Beneficios de comer menos
Siéntete mejor, Tú primera consulta es gratuita

Contenido
Cirugía estética Fabrizio Moscatiello
Recientes investigaciones realizadas en varios países occidentales, entre las que sobresalen las de instituciones de Estados Unidos, concluyen que una dieta de pocas o restringidas calorías ralentiza el proceso de envejecimiento.

Si se siguen dietas de bajas calorías y comiendo menos, se prepara el organismo para defenderse mejor de las enfermedades que atacan en la vejez y se mejora notablemente el estado de ánimo.

Y eso es lo mejor que pueden hacer quienes quieren alargar su esperanza de vida, afirman los expertos que han realizado estos estudios.

Aunque parezca contradictorio comer menos tiene beneficios

Si en el mundo uno de los peores flagelos es el hambre, no deja de ser paradójico que el comer menos sea garantía de una vida más larga. Pero eso tiene una clara explicación.

Cuando se padece tiempo de hambre forzosa, bien sea por escasez o por guerra, ese mismo hecho se toma como algo que perjudica y produce mal humor y baja las defensas del organismo.

Si el ayuno es voluntario o como parte de un régimen dietético, se asume con una actitud positiva, no se altera el humor y se vive como un proceso fisiológico bueno para la salud, fortaleciendo las defensas.

Entonces nos vemos ante la contradictoria situación de que mucha gente vive menos por comer demasiado y otra por lo contrario.

Lo cierto del caso es que la restricción de calorías en el metabolismo de los seres humanos ha quedado demostrada como una acción positiva, que desde hace muchos años había sido comprobada en animales.

Esa restricción calórica en las investigaciones realizadas da una esperanza de vida de al menos el 10% más y un estado físico mucho más saludable en comparación con quienes comen cuanto se les antoje y en grandes cantidades.

Las dietas bajas en calorías son efectivas porque las células se limpian de todo aquello que puede considerarse basura, como los radicales libres.

Desde hace mucho tiempo, también se sabe que las poblaciones de más longevidad en los Andes, el Karakórum y el Cáucaso, consumen cerca de un tercio de calorías menos que cualquier ciudadano de los países occidentales.

Su dieta es baja en grasas, en calorías y es casi vegetariana, además de que se ejercitan recorriendo largas distancias a pie. Su forma física y su estado de salud es de los mejores.

La restricción en la ingesta de calorías protege de la vejez a las neuronas, y en caso de tener que afrontar períodos de escasez, se está en mejores condiciones para sobrevivir.

Comer menos ayuda al envejecimiento

No tiene por qué ser permanente

Estudios más recientes apuntan a demostrar que la dieta de bajas calorías puede ser intermitente, valga decir que puede seguirse por pocos días al mes. Eso no significa que los días que no se siga la dieta se coma sin moderación alguna y cualquier cosa que se quiera.

Hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones básicas:

  • Evitar el azúcar blanco todo lo que sea posible.
  • Comer los carbohidratos indispensables para obtener las calorías que se precisan con exactitud.
  • No ingerir más de un gramo de grasa y menos de 0,5 de proteína por cada kilo del peso que se tiene.
  • Practicar el ayuno con cierta regularidad sin que implique obligación alguna.
  • Seguir una dieta en la que se reduzca entre el 10 y el 15?l peso que se tenga establecido para la altura, el sexo y la edad correspondientes.

Al menos estas cinco recomendaciones básicas conforman un buen principio para quienes sientan la necesidad de alargar su esperanza de vida y en las mejores condiciones físicas y mentales.

La moderación en diferentes circunstancias de la vida es una actitud beneficiosa y mucho más cuando se trata de la alimentación.

Así lo afirman algunos especialistas que, además, insisten en que cuando se come menos, se produce en el cerebro un conjunto de cambios celulares, moleculares y genéticos que lo protegen del incremento de los radicales libres, que tan usuales son en el proceso de envejecimiento.

Por supuesto, todo régimen dietético de este tipo debe ser supervisado por un médico especialista o un nutricionista de acuerdo con la edad y las circunstancias de cada persona, no siendo recomendable seguir una dieta sin antes una evaluación médica rigurosa.

Comer menor puede alargar la vida en óptimas condiciones, pero debe hacerse como parte de una método y de una disciplina.

¿Porqué elegirnos?

El Instituto de Cirugía Plástica Dr. Fabrizio Moscatiello es un centro de referencia en el sector de la la Cirugía Estética, Plástica y Reparadora y la Medicina Estética, y cuenta con un equipo de profesionales con muchos años de experiencia, en constante evolución. Utilizamos las últimas técnicas y tecnologías para ofrecer a nuestros pacientes los mejores tratamientos y los menos invasivos, garantizando los resultados más óptimos.

Valoramos a cada uno de nuestros pacientes como si fueran únicos, para poder ofrecerles unos tratamientos a medida y personalizados, asesorándolos para elegir las opciones más indicadas según sus necesidades.

En el Instituto de cirugía plástica Dr. Fabrizio Moscatiello realizamos un estudio pormenorizado y global de cada paciente, ofreciendo los mejores tratamientos para obtener los mejores resultados, ya sea con una sola cirugía o combinando varias de ellas. Nuestros pacientes tienen una información exhaustiva de los tratamientos y de los resultados, y afrontan la cirugía con mayor seguridad y tranquilidad.

Financiación